Lugares Patrimonio de la Humanidad en Belice, El Salvador y Nicaragua

Sitios Patrimonio Mundial de la UNESCO en Belice, El Salvador y Nicaragua


Publicado 18-04-2018



En las próximas entradas vamos a recorrer el Patrimonio de la Humanidad en Centroamérica. En la de hoy vamos a hablaros del que poseen Belice, El Salvador y Nicaragua.

Belice cuenta actualmente con un sitio declarado como Patrimonio de la Humanidad, el Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice, que fue inscrito como bien natural en 1996. La región costera de Belice es un sistema natural único en su género, que incluye el mayor arrecife de barrera del hemisferio norte, atolones costeros, cayos arenosos, bosques de mangles, lagunas litorales y estuarios. Las siete reservas de la red muestran las diferentes etapas de evolución del arrecife y son un hábitat importante para algunas especies animales en peligro de extinción como las tortugas marinas, los manatíes y el cocodrilo marino de América. 

El único sitio declarado Patrimonio de la Humanidad en El Salvador es el Sitio Arqueológico de Joya de Cerén, que fue inscrito como bien cultural en 1993. La comunidad agrícola prehispánica de Joya de Cerén fue repentinamente sepultada por una erupción del volcán Laguna Caldera hacia el año 600 d.C. Gracias a su perfecto estado de conservación, los restos de este sitio aportan un prueba sobre la vida cotidiana de los agricultores mesoamericanos de esa época. 

Nicaragua cuenta tiene dos lugares declarados como Patrimonio de la Humanidad, las Ruinas de León Viejo y la Catedral de León.

Las Ruinas de León Viejo, fueron inscritas en el años 2000. León Viejo es uno de los asentamientos coloniales  españoles más antiguos de América. Las ruinas de esta ciudad muestran las estructuras económicas y sociales del imperio español en el siglo XVI. 

La Catedral de León, inscrita en 2011, fue construida entre 1747 y principios del siglo XIX. Muestra la transición de la arquitectura barroca a la neoclásica y su estilo puede considerarse ecléctico. Se caracteriza por la sobriedad de su decoración interior y la abundancia de luz natural. La bóveda del santuario presenta una decoración muy rica. En su interior, tiene obras de arte importantes, incluido un altar flamenco y pinturas de las 14 estaciones del Via Crucis obra del artista nicaragüense Antonio Sarria a finales del siglo XIX y principios del XX.



Comentarios sobre lugares patrimonio de la humanidad en belice el salvador y nicaragua:

Buscar en el blog